Uso de zapatos en niños, todo lo que debes saber antes de comprarlos

Uso de zapatos en niños, todo lo que debes saber antes de comprarlos

¿Cuándo empezar a utilizar zapatos en mi bebé y de qué tipo?

El uso de zapatos en niños es un asunto no solo de gran significado emocional, conlleva la ilusión de ver caminar por primera vez a nuestro hijo, de poder agregar un artículo que consideramos básico a su guardarropa y un concepto de moda.

Antes de iniciar la marcha se recomienda que los bebés utilicen calcetines o estén descalzos, en caso de querer utilizar un zapato deben de ser cómodos y que no le aprieten el pie. Después de iniciar la marcha el estar descalzo es recomendable ya que mejora mucho su marcha, el uso de calcetines con puños de goma en la parte inferior son también ideales, pero cuando inician una mejor marcha o empiezan a correr o tiene que salir a la calle se sugiere un zapato flexible de cuero que puedas torcer con las manos, con suela de goma, con materiales blandos en la parte superior, con tobillera y de preferencia con agujeta que llegue hasta la punta del pie para que puedas estar seguro que no le aprieta el zapato.

¿Cómo empezo el uso de zapatos?

El primer zapato data de hace 10 000 años, se tienen hallazgos de zapatos desde los egipcios y en Mesopotamia. En Grecia, Roma y Europa los zapatos se convirtieron en un símbolo de status, los primeros zapatos para niños se pensaron con la idea que sus pies necesitaban un soporte, siendo zapatos rígidos y apretados. Desde entonces se desarrollo en Europa y principalmente en Francia un crecimiento muy importante en el diseño y comercialización del zapato, considerándolo actualmente un elemento básico en nuestras vidas.

¿El uso de zapatos en niños es bueno o malo?

Existe una estudio clásico en los pediatras en el cual Hoffman examino 186 pies de niños en Filipinas y el África Central los cuales no habían utilizado zapatos durante su vida, los resultados del estudio mostraron que sus pies estaban sanos, con una excelente movilidad, un grosor adecuado de la planta, un buen arco plantar y no tenían dolor. Sim-Fook y Hodgson compararon 118 niños que utilizaban zapatos versus 107 niños que no habían utilizado zapatos en su vida en China, los resultados mostraron que el grupo “sin zapatos” no presentaban ningún problema en sus pies a diferencia del primer grupo. En estudios posteriores se concluyo que el arco plantar en niños se desarrolla en los primeros 6-8 años de vida independientemente del tipo de zapato utilizado.  

Así se inicia un boom en el desarrollo de zapatos los cuales eran rígidos en un inicio pero después hubo un incremento en la comercialización cambiando ahora a zapatos más cómodos y la incorporación de tennis deportivos similares a los adultos. En 1972, se reporto que 75% de 500 pediatras consideraban el uso de tennis deportivos en niños como algo bueno, sólo 7% recomendaban zapatos ortopédicos, posteriormente el doctor Camper inicia el desarrollo de zapatos basados en la anatomía y desarrollo del pie dejando a un lado la moda o diseños novedosos, a esto siguieron varios estudios y desarrollo de nuevos zapatos los cuales volvieron a ser rígidos y con mayor flexibilidad. Llegando al consenso actual en la cual se recomienda que todo zapatos para niño debe de cumplir estas características:

  1. Cuadrangulares con espacio para los dedos
  2. Flexible para permitir un libre movimiento
  3. Plano sin elevación del talón
  4. Poroso, esto se garantiza si el zapato es hecho de piel o con ventilación
  5. Tracción moderada. La fricción debe ser equivalente a la del pie humano
  6. De bajo peso
  7. Debe cubrir el tobillo para prevenir lesiones al correr
  8. Pueden buscar un diseño agradable

**Recuerda que después de los 6-8 años el arco plantar ya esta desarrollado por lo que el uso de tennis deportivos o algún otro modelo es seguro después de esta edad a menos que se tengan problemas ortopédicos especiales.

Algunas marcas que sugiero para zapatos:

Stride Ride. Son modelos anatómicos con tecnología en el desarrollo del pie.

Calzado Mickey. Cumplen los requerimientos antes comentados

¿Sugieres alguna otra marca o tienes alguna duda? Opina en el blog

Fuente: Lynn T. Staheli. Shoes fro Children. Pediatrics 1991;88:371